Limpiar el acero inoxidable

El acero inoxidable es un material muy popular, tanto en electrodomésticos como en utensilios, superficies o mobiliario. Y tanto en la cocina como en el baño. Ese éxito se debe a que es un material muy resistente a las manchas más difíciles (por ejemplo las del tomate) y se limpia fácilmente, no se oxida y no se corroe. Además, el no tener poros hace que sea bastante higiénico y no sirva como nido para las bacterias. Aunque es muy “robusto”, también requiere de unos cuidados específicos para su mantenimiento.

Leer más: